Imprimir

BIENAVENTURANZAS PARA VIOLINISTAS

Luego Jascha Heifetz dijo una vez que para tocar el violín se necesita: “La concentración de un monje budista, la precisión de un cirujano y la valentía de un torero”.

 

Con toda la verdad que encierra esta premisa, en la mayoría de los casos uno empieza su relación con el violín “jugando”; la intensidad de este juego puede llevarnos en la medida de nuestro potencial a formar parte de un mundo que gira en órbitas de vida, belleza, magia y elevación espiritual en el infinito Universo de la Música. Como parte de esta galaxia de sonidos, se encuentra el violín en forma de la más preciosa piedra que antes de ser joya, fue un simple madero que quería “hablar” a través de las manos de alguien; la virtud de verla de cerca o tenerla en sus manos para transformar un sonido temporal en algo sublime y eterno, ciertamente ha hecho felices y dichosos tanto a intérpretes como a oyentes.

En 1959, paralelamente a mi etapa inicial en el estudio del violín en el Perú de mis añorados recuerdos; en el otro lado del mundo, un violinista de 18 años nacido en Cochabamba en los Andes de Bolivia, obtenía el primer lugar en el concurso Internacional de violín Reina Elizabeth de Bélgica; siendo hasta entonces el primer latinoamericano y el más joven en la historia de este concurso en ganar tan codiciado premio. Once años después cuando conocí personalmente a Jaime Laredo, me comentó que tocar en frente de Menuhin, Grumiaux, Oistrakh y Kogan no es tarea fácil, y que cuando fue anunciado ganador, las piernas le temblaban de tal manera que no podía pararse de su asiento. Al final, David Oistrakh se acercó a felicitarlo diciéndole: Has tocado como un Ángel, elogio sincero tratándose del "Rey David", lleno de sabiduría, en medio de un profundo y enorme compromiso.

 

PRESENTANDO A JAIME LAREDO es el título del disco que salió poco tiempo después del concurso, en este vinil o LP como lo llamábamos en aquel entonces y que aún conservo; Jaime interpreta una serie de “encore pieces”, pequeñas grandes obras llenas de una consumada musicalidad, calidad de sonido y sobre todo de una gran interpretación y fraseo arriba de todo esfuerzo mecánico e intelectual. Una de las piezas que escuchaba por primera vez y que dejó en mí una imborrable huella fue: Le fille aux cheveux de Lin (La niña de los cabellos de Lino), preludio para piano de Claude Debussy en una transcripción para violín y piano de Arthur Hartmann.

Arthur Hartmann nació en Matè Szalka, en el sur de Hungría en 1881 y murió en Estados Unidos en 1956, fue amigo íntimo de Debussy y poseedor de una inusual capacidad: gran artista, intérprete y maestro. “Debussy iba a escribir una pieza para violín para mí” comentó una vez, mostrando una serie de cartas que el gran impresionista le había escrito. El Poema para violín que Debussy le había prometido, nunca se materializó debido a la enfermedad del compositor.

Según palabras del propio Hartmann: Dentro de las transcripciones que más he disfrutado hacer está “La niña de los cabellos de Lino”. Considero que esta obra representa un hilo conductor entre mi infantil pero singular y bella experiencia personal, y el autor de estas sentencias de prosperidad y felicidad humana: ARTHUR HARTMANN, las cuales hoy quiero compartir con ustedes mis colegas.

Arthur Hartmann
 Arthur Hartmann

1. ”Bienaventurados los que a temprana edad se acercaron a Bach, porque con los años su amor y veneración a la música se multiplicará”.

2. ”Bienaventurados los que recuerdan sus propias dificultades, porque su compasión crítica ayudará a otros a un mayor logro y alcance del Divino Arte”.

3. ”Bienaventurados los que son conscientes de sus propias limitaciones, porque tendrán alegría de los logros de otros”.

4. “Bienaventurados los que recuerdan a los maestros del pasado y buscan a los nuevos, y no le niegan la oportunidad de ser escuchados”.

5. ”Bienaventurados los que estudian en la oscuridad del silencio, porque el Arte siempre ha sido para unos pocos y rehúyen al vulgar y estruendoso ruido de la ignorancia”.

6. ”Bienaventurados los que se ponen de acuerdo en un mismo objetivo para servir a su Arte, porque así su felicidad estará garantizada”.

7. ”Bienaventurados los que se revelan como futuristas, porque el Arte evoluciona con los que no respetan las normas y reglas establecidas”.

8. ”Bienaventurados los que tienen muchos enemigos, porque saben que las clavijas cuadradas nunca embonarán en los orificios redondos de la voluta del violín” .

Como tributo a la Bienaventuranza No.4 me gustaría comentar las reflexiones personales de cuatro de los grandes violinistas del siglo pasado en relación a la Maestría del violín.

La Maestría del violín consiste en que un violinista debe ser un pensador, poeta, Ser humano; tiene que conocer la esperanza, el amor y la angustia. Debe recordar toda la gama de emociones para poder expresarlas en su manera de tocar”. EUGENE YSAYE

La Maestría del violín para mí está lejos de la perfección, aun teniendo en cuenta el más completo equipo técnico y musical. Yo creo que ningún artista es un verdadero maestro de su instrumento, a no ser que el control del mismo sea parte integral de un todo.” FRITZ KREISLER

La Maestría del violín está en manos del artista que puede presentar en todo lo que toca, un panorama distinto en cada detalle para enmarcar la idea del compositor en una belleza perfecta llena de verdad absoluta, color y proporción”. MISCHA ELMAN

La Maestría del violín es la habilidad de hacer del violín un instrumento perfectamente controlado, guiado por la capacidad e inteligencia del artista. El violinista siempre debe ser superior a su instrumento”. JASCHA HEIFETZ

A manera de Epílogo quiero agregar que para ARTHUR HARTMANN, “Tocar el violín no es un misterio abstracto, es algo tan claro como la Geografía, el Arte limita por el Sur con la cuerda Sol, por el Norte con la cuerda MI, y por el Oeste con la mano izquierda. Para mí la Maestría del violín consiste en poner el dedo correcto en el lugar correcto en el momento correcto”.

Cierro esta ventana de mis experiencias, con el maravilloso regocijo de haber disfrutado la música de Claude Debussy, por compartir y experimentar la sabiduría de Arthur Hartmann, y por admirar el talento de Jaime Laredo; triada que vibra y resuena en ese remoto lugar del corazón desde mis días de infancia, y que estoy seguro me acompañarán hasta cuando tenga que cruzar a la otra orilla del rio.

Escrito por Francisco Pereda (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) el 22 de noviembre 2015