Rey Arturo

Luego de compartir “La canción del Genio del Hielo”, de la ópera Rey Arturo del compositor inglés Henry Purcell (1659-1695) (*) en versión de Sting, señalemos que no se sabe con certeza si el Rey Arturo(*) , el personaje más importante de la tradición celta, existió realmente.

 

PRIMERA PARTE,  Por: Estela Telerman, especial para Diario de Cultura. Tampoco se puede ubicar concretamente a la fortaleza ni al reino de Camelot. En todo caso, Arturo habría sido simplemente un caudillo guerrero que vivió hacia el año 500 dJC, en la época en que los bretones luchaban contra los invasores sajones. Cuenta la leyenda que Uther, rey de lo que se conoce hoy como Gran Bretaña, decidió firmar la paz con el duque de Cornwall. Para ello lo invitó a su castillo en compañía de su esposa. Uther hizo que el mago Merlín diera a beber un filtro mágico a la mujer, cuyos efectos habrían de confundirla en el objeto de su amor, fruto de lo cual nació Arturo. Señalemos que el tema del filtro también aparece en otra célebre leyenda medieval acerca de uno de los caballeros de la Mesa Redonda: la historia de Tristán e Isolda (*). A partir de entonces, el mito del Rey Arturo (cuyo nombre significa “el de aspecto de oso”) llegó hasta el país de Gales en relatos que fueron recuperados en el siglo XII por historiógrafos y autores del tiempo de Leonor de Aquitania y Enrique II Plantagenet, que aspiraban a ser herederos del rey Arturo. La leyenda artúrica ha ido incorporando en sus distintas versiones elementos míticos de los celtas y uno de los más relevantes habría dado lugar al grial, que forma parte de la mitología cristiana medieval, De este modo, se explica el nacimiento y la difusión a través de varios países europeos de las narraciones sobre la Mesa Redonda o el “ciclo artúrico”. El esquema primitivo se completa con otros mitos de origen celta que convierten a Arturo en el símbolo del universo celta. El primer relato de la vida del personaje se encuentra en la ‘Historia Regum Britanniae’(*), de Geoffrey de Monmouth (c.1100-1155)(*) donde se lo presenta como un rey que derrotó a los sajones y estableció un imperio en las islas Británicas. A partir del siglo XII, el personaje apareció en numerosos romances medievales en francés conocidos como ´la matière de Bretagne’. Chrétien de Troyes combinó las leyendas del Rey Arturo y del Santo Grial (*) y añadió otros elementos entre ellos la figura de Lancelot du Lac (*), Caballero de la Mesa Redonda (*). El personaje aparece asimismo en el Mabinogion (*), colección de historias en prosa procedentes de manuscritos medievales galeses. Si bien en estas obras se hace referencia a Uther(*), a la hechicera Morgana(*) (hermana de Arturo), al mago Merlín(*), a los caballeros de la mesa redonda , a la legendaria y poderosa espada Excalibur(*) y a Camelot (*) reino del monarca, en estas entregas nos centraremos solamente en la figura del Rey Arturo. De todas las versiones medievales del relato, una de las más famosas es La muerte de Arturo de Sir Thomas Malory (c. 1399/1405 –1471)(*), autor o compilador de la obra. Existen varias hipótesis sobre la identidad de Malory aunque según la más aceptada se trataría de un inglés de Newbold Revell en Warwickshire. Esta obra ha sido también una de las que más influyó en las adaptaciones cinematográficas. Después de la Edad Media el interés por este tema decayó, renaciendo luego en el siglo XIX para prolongarse hasta la actualidad a través de populares films, comics y juegos de computación. Precisamente, la inmensa cantidad de títulos y relacionados con la leyenda artúrica y el auge de lo medieval en el siglo XIX han inspirado a muchos artistas franceses e ingleses que plasmaron innumerables series de grabados sobre el tema. Entre ellos citaremos a Gustave Doré (1832-1883)(*), Aubrey Beardsley (1872-1898) (*) Walter Crane (1845–1915) , Howard Pyle (1853-1911)*), su discípulo norteamericano Newell Convers Wyeth (1882 –1945)(*), Lancelot Speed (1860–1931)(*) y Arthur Rackham (1867-1939) .Una pionera de la fotografía nacida en la India, Julia Margaret Cameron (1815 -1879), ilustró con fotografías artísticas una edición de un ciclo de poemas narrativos al cual nos referiremos más adelante. Se trata de los Idilios del Rey (1856-1885) (*) de Lord Alfred Tennyson (1809-1892)(*), su amigo y vecino en la Isla de Wight . Al pedido del poeta de ilustrar una publicación de sus poemas, Julia Margaret Cameron respondió con más de doscientas fotografías de las cuales el editor eligió solamente dos para publicar en forma de grabados. Podemos apreciar estas interesantes fotografías en http://blogs.princeton.edu/graphicarts/2009/03/cameron.html . En nuestras próximas entregas veremos otras manifestaciones artísticas inspiradas en este personaje que, habiendo existido o no, ha dado tanto que hablar a través de los siglos.  

(*) Los autores y manifestaciones artísticas señaladas por un asterisco pueden encontrarse en buscadores de internet. 

 

SEGUNDA PARTE, Tomado de Diario de Cultura Como hemos dicho en nuestra entrega anterior uno de los temas más populares en la literatura inglesa medieval es la llamada leyenda artúrica, es decir el cuerpo de relatos referidos al Rey Arturo escritos por autores de la época. Podemos considerar la historia del Rey Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda como el más importante mito nacional inglés. La literatura artúrica es extensísima y prácticamente inabarcable en estas columnas, habiendo inspirado novelas, poemas, óperas, films de animación, juegos,películas, series de televisión. Nuestra selección es mínima y solamente nos centramos en la figura del monarca. Alrededor de 1430 hallamos el primer romance artúrico de autor. Se trata de ‘Launfal Miles’ de Thomas Chester, de quien nada se conoce aparte de esta obra y otros dos romances que se guardan en el Museo Británico. El interés de los escritores románticos del siglo XIX y el renacer de la idea del amor cortés como la forma más pura y espiritual del amor reflejado en la Inglaterra de la era victoriana se pueden apreciar en Idilios del Rey (*), ciclo de doce poemas narrativos dedicados al Príncipe Alberto, publicada entre 1856 y 1885 por Lord Alfred Tennyson (1809–1892) (*). La obra narra la leyenda de Arturo, sus caballeros, su amor por la Reina Ginebra (*) y el ascenso y caída del rey desde su coronación hasta encontrar la muerte a manos del traidor Sir Modred (*). La obra puede interpretarse como una alegoría de los conflictos sociales de la era victoriana. Los escritores del siglo XX también se nutrieron de la leyenda. Un ejemplo es el británico Terence Hanbury White (1906–1964), que reelaboró la obra de Thomas Malory sobre el Rey Arturo en Camelot (‘The once and future King’), fantasía de tema artúrico publicada en 1958. En ella el autor reunió novelas anteriores escritas entre 1938 y1941. Una de estas novelas, La Espada en la Piedra (1938) que trata de la juventud de Arturo, su educación y cómo llegó a ser rey, inspiró la última película de animación realizada en vida de Walt Disney (1901-1966) (*) en el año 1963 (*). Este film se puede ver en http://www.pelipedia.tv/2011/12/la-espada-en-la-piedra-1963-latino.html La Espada en la Piedra también fue el germen de Camelot (*), famoso musical de los autores de Mi Bella Dama: Alan Jay Lerner (1918-1986) (*) y Frederick Loewe (1901-1988) (*). Siete años más tarde, el exitoso musical que se estrenó en Broadway en 1960 fue adaptado para el cine y dirigido por Joshua Logan(1908-1988)(*). Los actores fueron Richard Harris en el rol de Arturo, Vanessa Redgrave en el de Ginebra y Franco Nero en el de Lancelot. Un Yanqui en la Corte del Rey Arturo (1889(*), del escritor estadounidense Mark Twain (1835-1910)(*) , introduce ideas religioso-políticas y conocimientos tecnológicos de la época del autor en una ficción caballeresca satírica. Cuenta la historia de Hank, un norteamericano del siglo XIX que en circunstancias increíbles, menciona la 'transposición' de cuerpos, viaja a través del tiempo y va a parar al mítico siglo VI inglés que se describe en los libros de las leyendas artúricas. Hank es condenado a morir en la hoguera. Sin embargo, y al coincidir el momento de su ejecución con un eclipse de sol, se salva amenazando con no dejar llegar la luz del sol y sumir al pueblo en las tinieblas. Al creerle en posesión de asombrosas facultades mágicas, el rey Arturo lo deja libre y lo nombra ministro suyo. Más adelante, el pueblo lo nombra jefe y, poco a poco, Hank empieza a utilizar sus conocimientos para crear el contexto social y las instituciones que él considera necesarias para convertir esa Inglaterra medieval en un país del siglo XIX. Las Nieblas de Avalon (1982) (*) es una saga en cuatro volúmenes de la escritora estadounidense Marion Zimmer Bradley (1930-1999) (*). Narra la historia del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda desde la perspectiva de los personajes femeninos. Artorius (*) es una novela del español César Vidal Manzanares (1958)(*) que trata de la vida de Lucius Artorius Castus, oficial romano que vivió entre entre los siglos II y III DJC en una Britannia amenazada por la caída del Imperio romano y por el avance de los bárbaros. El oficial decidió mantener la ley, el orden y la justicia frente a los invasores. Con el correr del tiempo sus gestas darían lugar a las leyendas artúricas. Este personaje ha sido citado como el antecedente histórico del personaje que nos ocupa. Las 21 lecciones de Merlín (1993) (*) es una novela escrita por Douglas Monroe que narra el entrenamiento y aventuras del joven Arturo junto a su maestro Merlín, bardo y poeta druida, resultado de lo cual surgió un período de paz que duró veinte años. Mary Florence Elinor Stewart (1916)(*) es una popular novelista inglesa que se ubica a mitad de camino entre la novela histórica y la fantasía. En la Trilogía de Merlín, comenzada en 1972, la escritora nos narra la leyenda artúrica a través de Merlín, que ayudó a reinar a Uther y a su hijo Arturo, llegando hasta la muerte del rey en la batalla contra Mordred. En nuestras próximas entregas veremos otras manifestaciones inspiradas en este personaje.  

(*) Los autores y manifestaciones artísticas señaladas por un asterisco pueden encontrarse en buscadores de internet. 

 

TERCERA PARTE, Tomado de Diario de Cultura Además de los mencionados en nuestra entrega anterior muchos otros escritores del siglo siglo XX se inspiraron en el Rey Arturo en libros de diversa índole que abarcan la literatura histórica, la literatura fantástica y la ciencia ficción. La novelista inglesa Mary Stewart 1916 (*) en su ‘Trilogía de Merlín’ (*) nos narra la leyenda artúrica a través del mago que nació con el don de la visión y guió a Ambrosio, a Uther y a Arturo en la tarea de reinar. El primer volumen de la saga apareció en 1972, y la última parte de la serie no ha sido publicada en español. Su título es ‘The wicked day’ (El día maldito) y trata del final del reinado de Arturo hasta su muerte en la batalla de Camlann (*) a manos de Mordred (*), personaje de la mitología celta, hijo incestuoso, ilegítimo y no reconocido del Rey y de su hermana Morgana(*) Recordemos las circunstancias de la muerte del rey. Arturo, enterado del romance de su esposa con Sir Lancelot (Lanzarote), salió en la persecución de éste dejando el reino a cargo de Mordred, que se apoderó del trono e intentó seducir a la reina. Al regresar, Arturo se enfrentó con Mordred, atravesándolo con su lanza, no obstante lo cual antes de morir, éste logró herir fatalmente al rey. En El Dragón y el Unicornio (*) el escritor estadounidense Alfred Angelo Attanasio, (1951) (*) narra el ciclo artúrico con una mezcla de historia, mitología, ciencia y fantasía. El inglés Bernard Cromwell (1944) (*) proporciona una visión histórica del monarca y de una infinidad de personajes en la monumental trilogía Crónicas del Señor de la Guerra (*). El relato, ubicado en la época del resurgimiento del mundo celta, está narrado por un personaje ficticio, Derfel Cadarn (*), un monje que en su juventud había sido supuestamente compañero de batallas del rey Arturo. La escritora, historiadora y crítica inglesa Rosalind Miles (1943-) (*) es autora de La Trilogía de Ginebra (*), que integran los volúmenes Ginebra: Reina del país del verano, Lanzarote, el caballero del lago sagrado y Galahad, el Hijo del Santo Grial En El Mundo es un Pañuelo (1984) (*) (que cuatro años más tarde inspiró una serie televisiva) (*) el inglés David Lodge (1935) (*) proporciona una visión alternativa del tema. En un seminario de literatura un profesor universitario se enamora de una misteriosa muchacha y viaja por el mundo en su búsqueda. En su periplo va de un congreso académico a otro y se encuentra con académicos y conferencistas internacionales. En los diversos episodios el autor retrata con jocosa ironía el enloquecido mundo intelectual lleno de envidias, intrigas, mezquindades y bajos instintos, creando una comedia en la que además se permite jugar con guiños tomados de las novelas románticas y especialmente del ciclo artúrico, repasando en forma sarcástica las teorías literarias de moda. También el español Federico Villalobos (1966) (*) se ha ocupado del tema en una obra para lectores juveniles llamada Libro de la Edad Oscura. En la primera parte se narra la infancia de Merlín y en la segunda éste, ya adolescente, aparece como jefe espiritual de un ejército de niños encabezado por un personaje llamado Arturo. Los sabios consejos del mago ejercerán una gran influencia en el futuro rey. Además de la penetración del Rey Arturo en la literatura universal, pocos personajes históricos se hicieron tan presentes en los mundos de la historieta y de los juegos. En 1937, Hal Foster (1892-1982)(*) publicó por primera vez la tira El Príncipe Valiente (*) , narración ambientada en la época del rey Arturo. En la historia encontramos personajes del ciclo artúrico como Lanzarote, Merlín, la reina Ginebra y el propio rey Arturo. Asimismo, el rey aparece en su corte en la versión original de El Caballero Negro (*), uno de los personajes popularizados por la renombrada editorial Marvel Comics (*). El comic francés Arthur, de David Chauvel (1969) (*) y Jérôme Lereculey(1970)(*), se inspira en las leyendas galesas medievales más antiguas, como las que pertenecen al Mabinogion (*), colección de historias provenientes de manuscritos medievales galeses.. La determinación de la fecha de composición del Mabinogion es importante porque si se demuestra que se escribió antes que la obra de Geoffrey de Monmouth que habíamos mencionado en nuestra primera entrega, algunos de los relatos, especialmente los relacionados con el rey Arturo, nos darían un importante testimonio sobre cómo se desarrolló la leyenda artúrica. En el campo de los juegos, Sonic y el Caballero Negro (*) es un videojuego situado en el mundo del Rey Arturo en el que éste aparece como personaje. Tomb Raider (*) una serie aparecida por primera vez en 1996, que incluye videojuegos, historietas y películas que giran alrededor de las aventuras de la arqueóloga británica Lara Croft (*) también hace referencia al rey y a su espada Excalibur (*). Y en otro video juego, ‘The Elder Scrolls’ existen numerosas referencias a la Dama del Lago, personaje de la leyenda artúrica y a la forma en que Arturo consigue su espada Excalibur (*). En nuestra próxima entrega nos referiremos a óperas y películas inspiradas en este personaje medieval. 

(*) Los autores y manifestaciones artísticas señaladas por un asterisco pueden encontrarse en buscadores de internet. 

 

CUARTA PARTE, Tomado de Diario de Cultura En nuestra última entrega nos habíamos referido a históricos historietas y juegos electrónicos en los que el Rey Arturo aparecía como protagonista. También lo encontramos en dibujos animados estadounidenses, ingleses, australianos y japoneses. Entre ellos podemos citar: Merlín el encantador(1963)(*) también conocida como La espada en la piedra; de Walt Disney Pictures ; Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda (1966)(*), serie animada australiana; El Rey Arturo (1979)(*), serie japonesa; La Espada Mágica: en buscar de Camelot (1992) (*); Los Desastres del Rey Arturo (2005)(*), serie animada británica. Asimismo en las tres últimas décadas lo encontramos en numerosas series televisivas de Inglaterra, Estados Unidos y Francia, como Arturo de Bretaña (1972-1973)(*); Merlin (1998)(*); Las Nieblas de Avalon (2001)(*), basada en la novela de 1982 escrita por la estadounidense Marion Zimmer Bradley (1930-1999)(*) a la que nos habíamos referido en entregas anteriores. Kaamelott (*) es una serie de televisión francesa creada en 2005 que describe con un tono humorístico la vida cotidiana en el palacio del Rey Arturo de Bretaña, en forma de fantasía histórica. Kaamelott es el nombre originario del castillo. En esta serie, los caballeros del Rey Arturo no son heroicos sino que son más bien groseros, ingenuos y cobardes; En ocasiones son cómicos y desordenados. La serie es muy popular en los países francófonos de Europa. Merlín (*) es una serie de televisión británica que comenzó a emitirse en 2008. Está basada en la leyenda del mago Merlín y su relación con el Arturo, aunque difiere significativamente de las versiones tradicionales del mito. El Rey Arturo fue también un personaje cinematográfico desde la década del 50 del pasado siglo hasta el nuestro. Los caballeros del rey Arturo (1953) (*) dirigida por Richard Thorpe (1896-1991) (*) estuvo protagonizada por Robert Taylor(*) en el rol de Lanzarote, Mel Ferrer (*) como el rey y Ava Gardner(*) como la Reina Ginebra en los papeles principales. El film pseudohistórico, típico de las películas de Hollywood de esa época se basó en la novela La muerte de Arturo, de sir Thomas Malory. El caballero negro(1954) (*), dirigida por Tay Garnett (1894-1977)(*) trata de un personaje (Alan Ladd)(*)que para ganar el corazón de su amada Line (Patricia Medina)(*)lucha por el Rey Arturo cabalgando un corcel negro con una armadura pintada de ese color y vistiendo la capa negra de su padre. El film se puede ver en este link: http://amorlatinochat.com/El-caballero-negro.html Arturo aparece como personaje en varios films sobre El Príncipe Valiente(*), originariamente una popular tira cómica de Hal Foster (1892-1982)(*). Henry Hathaway (1898-1985)(*) dirigió el más famoso de ellos en 1954 (*), con la actuación de Brian Aherne (1902-1986)(*) como el rey y Robert Wagner(1930)(*) como el Príncipe. Ya nos hemos referido al film Camelot (1967) (*) dirigida por Joshua Logan basado en la comedia musical del mismo nombre. Lanzarote del Lago (1974) (*) fue escrita y dirigida por dirigida por Robert Bresson (1901-1999)(*). Relata la historia de Lanzarote con la Reina Ginebra, ya en la última etapa del Rey Arturo. El libreto se basó sobre todo en la obra de Chrétien de Troyes y en el film se reducen al mínimo los elementos fantásticos de la leyenda en una descripción realista y poco glamorosa de la Edad Media. Al igual que las últimas películas de Bresson, el elenco estaba compuesto por actores no profesionales. Monty Python y el Santo Grial o Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1975)(*) fue dirigida por Terry Gilliam (1940) (*) y Terry Jones (1942) (*). Se trata de una parodia de la Inglaterra medieval y de los caballeros del rey Arturo en la que, utilizando elementos medievales, se critica ácidamente los estereotipos de la vida moderna. Excalibur(1981) (*), dirigida por John Boorman (1933) (*) es una notable película basada en una adaptación de La Muerte de Arturo (*) de Sir Thomas Malory (*), mencionada en nuestra primera entrega. La adaptación se centra en la leyenda artúrica como un mito que refleja el ciclo vital del nacimiento, vida y decadencia. El film se concentra en la mitología y simbolismo alrededor de la leyenda. Arturo es presentado como el Rey Herido. El Grial se basa en la simbología celta del caldero mágico. De este modo, la trama de la película está intencionalmente separada de todo contexto histórico y cristiano. El actor Nigel Terry (1945) (*) encarnaba al Rey Arturo, Helen Mirren (1945) (*) a su hermana Morgana y Nicol William(1936-2011) (*) a Merlin. En el reparto aparecieron actores que luego serían populares como Gabriel Byrne (1950)(*), Corin Redgrave (1939-2010)(*) y Liam Neeson (1952)(*). En este link http://www.youtube.com/watch?v=Yt9oz1cnMRg podemos ver el impresionante final en el que el rey Arturo, herido de muerte tras la sangrienta batalla en la que mata a su hijo, encomienda a Perceval arrojar la espada Excalibur(*) al lago. En nuestra próxima entrega nos referiremos a otras manifestaciones cinematográficas de este personaje y a sus numerosas plasmaciones en el terreno de la música. 

(*) Los autores y manifestaciones artísticas señaladas por un asterisco pueden encontrarse en buscadores de internet. 

 

QUINTA PARTE, Tomado de Diario de Cultura El film de Terry Gilliam mencionado en nuestra última entrega no fue la única faceta humorística en la que los creadores cinematográficos plasmaron al Rey Arturo. Una loca en la corte del Rey Arturo(*) es una película de 1998 dirigida por Roger Young(1942)(*), basada en la novela de Mark Twain a la que nos hemos referido. La película fue protagonizada por Whoopi Goldberg (1955)(*) personificando a una investigadora que, por un desperfecto informático, es lanzada hacia la Edad Media, más precisamente en la corte del Rey Arturo (Michael York) portando su computadora para gran asombro del monarca y sus cortesanos. Las más recientes películas en las que apareció nuestro héroe como personaje son: El rey Arturo, con el subtítulo ‘La verdadera historia nunca antes contada’ (2004)(*) y La Última Legión (2007)(*) La primera fue dirigida por Antoine Fuqua (1956) (*) y en ella, el actor británico Clive Owen (1964)(*) personificó al rey. El film pretende ser una versión auténticamente histórica de la leyenda artúrica, inspirada supuestamente en nuevos descubrimientos arqueológicos. Aunque la certeza de esa afirmación es debatible, muchos han considerado bastante atípica esta película, al representar al rey Arturo como un soldado romano y no como un caballero medieval, conforme la versión tradicional de la leyenda. La última Legión (2007) (*) dirigida por Doug Lefler (*) se basó en la novela italiana del mismo nombre escrita por Valerio Massimo Manfredi (1943)(*). La película está libremente inspirada en los acontecimientos del siglo V, la caída del Imperio Romano de Occidente bajo su último emperador, Rómulo Augústulo (*). Esto se une a otros hechos de la historia ocurridos en Gran Bretaña y elementos fantásticos acerca de la leyenda del Rey Arturo. Al final de la película el general romano Aurelio y la guerrera bizantina Mira, adoptan a Rómulo como su hijo. Rómulo termina siendo el rey Uther Pendragon(*), legendario rey por muchos considerado como el padre del rey Arturo. El nombre del monarca figura incluso en la letra del himno oficial de Cornualles: Antigua Tierra de Nuestros Padres. En él, un verso dice "Reino del Rey Arturo, antiguos santos y el Grial". En este link lo podemos escuchar cantado en la lengua de Cornualles. http://www.youtube.com/watch?v=ojdZaPeJjAo En la tercera estrofa se nombra al monarca y al Santo Grial: ‘Gwlaskor Mytern Arthur, an Sens kens, ha'n Gral’ . La música popular no ha permanecido ajena a nuestro personaje. El álbum de Rick Wakeman (1949) (*) Mitos y Leyendas del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda(1974) (*) tuvo un éxito mundial tan grande que llegó a vender doce millones de ejemplares. El grupo alemán de heavy metal Blind Guardian (*), fundado en 1984, tiene en su repertorio canciones que tratan el tema que nos ocupa, como Un Secreto Pasado y Futuro y La Canción de Mordred. Otro álbum heavy metal denominado Excalibur (*), de la banda alemana Grave Digger (*) gira alrededor de las leyendas de Arturo. Suidakra, otra banda alemana con influencias de música celta grabó Emprise to Avalon (*) y la banda asturiana Avalanch publicó la canción Excalibur en su disco La Llama Eterna (1997) (*). En el plano teatral, hemos encontrado referencias acerca de una curiosa obra escrita en verso titulada Rey Arturo (1895) (*) del dramaturgo, poeta, crítico y empresario teatral inglés J. Comyns Carr (1849-1916) (*). La obra, inspirada en los escritos de Thomas Malory y Alfred Tennyson se presentó exitosamente en Londres en una espectacular producción con imágenes visuales prerrafaelistas (*) en los decorados y con música incidental compuesta por Arthur Sullivan (1842-1900) (*). Señalemos que Sullivan, que recién había roto su asociación con el libretista W. S. Gilbert (1836–1911), aspiraba a componer música denominada “seria”. Durante mucho tiempo tuvo la esperanza de componer una ópera basada en las leyendas artúricas y consideró este trabajo como un punto de partida para realizar un proyecto que nunca llegó a concretar. La semana próxima, en la última entrega referida a nuestro personaje lo veremos como protagonista de diversas óperas a través de los siglos. 

(*) Los autores y manifestaciones artísticas señaladas por un asterisco pueden encontrarse en buscadores de internet. 

 

SEXTA PARTE, Tomado de Diario de Cultura Si bien Richard Wagner (1813-1883) (*) en Tristán e Isolda (*) y en Parsifal (*) toma como personajes a caballeros de la corte del Rey Arturo y, en el segundo caso, describe su búsqueda del Santo Grial , el monarca no aparece como personaje. Sin embargo, a partir del siglo XVII, el Rey Arturo fue protagonista de varias óperas de compositores compuestas no sólo en Inglaterra sino también en Francia y España. King Arthur (1691) (*) es una semiópera en cuatro actos con música de Henry Purcell (1659-1695)(*) y libreto en inglés del compositor y del poeta John Dryden (1631-1700)(*). En ella, los personajes principales no cantan, salvo si son sobrenaturales o pastorales. Los protagonistas son actores, pues gran parte de la obra consiste en texto hablado. La trama se basa en las batallas entre los britones del rey Arturo y los sajones .Es una típica obra espectacular de la época de la Restauración (*), en la que se incluían personajes sobrenaturales como Cupido y Venus ,y referencias a los dioses germánicos de los sajones, Woden, Thor, y Freya. La obra se centra en los esfuerzos de Arturo por recuperar a su prometida, la princesa ciega de Cornualles Emmeline, que ha sido secuestrada por su enemigo, el rey sajón Oswaldo de Kent. Al comienzo de esta entrega podemos ver el fragmento más conocido de esta obra (que en nuestra primera aproximación al personaje habíamos escuchado en una versión de Sting): la escena de la helada, en la que el mago Osmond, con su varita mágica, hace que la escena se transforme en un paisaje invernal y aparecen Cupido y el Genio del Frío que canta su aria tiritando. Casi doscientos años después el compositor, profesor e historiador de la música inglés Hubert Parry (1848-1918)(*) estrenó su única ópera: Guinevere (1886)(*). El catalán Amadeu Vives (1876-1932)(*) famoso sobre todo por sus zarzuelas (en especial Doña Francisquita (*) compuso una ópera denominada Arthús (1897), muy poco representada en la actualidad. Isaac Albéniz (1860-1909) (*) compuso la ópera en tres actos Merlín (1897-1902) (*), que fue estrenada parcialmente en 1950 y en su totalidad en 2003. Esta fue la última de las óperas del compositor. Se divide en tres actos y el libreto fue escrito en inglés por Francis Money-Coutts (1852-1923) (*). Éste fue un abogado, poeta, libretista y heredero de una considerable fortuna a quien se lo recuerda por haber sido mecenas y colaborador del compositor español. Merlín fue la primera de una trilogía proyectada de óperas de tema artúrico encargada por Money-Coutts. Después de completar Merlín, Albéniz trabajó en la segunda parte de la trilogía, Lancelot, en 1902-03, pero interrumpió la tarea y no logró completar esta segunda ópera ni llegó a completar la tercera: Guinevere. El musicólogo norteamericano Walter Clark es autor de un artículo denominado: ‘El culto wagneriano en España: la ópera Merlín de Isaac Albéniz’. Se lo puede leer en: http://books.google.com.ar/books?id=l6YC6XAvmL4C&printsec=frontcover&dq=king+arthur+in+music+richard+barber&hl=es-419&sa=X&ei=pmkIUuWFCIS-igKU6YA4&ved=0CC4Q6AEwAA#v=onepage&q=king%20arthur%20in%20music%20richard%20barber&f=false . Este artículo es parte del libro ‘King Arthur in Music’, (*) editado en 2002 por Richard Barber. Ernest Chausson (1855-1899) (*) es autor de la ópera en tres actos Le Roi Arthus (1903). El estilo de la misma está muy influido por las obras de Richard Wagner. Existe una versión bastante reciente, grabada en 2005 por la Orquesta Sinfónica de la BBC bajo la dirección de Leon Botstein con Susan Bullock, Donald McIntyre, Andrew Schroeder y Paul Parfitt. En este link podemos escuchar el Preludio y una escena del Primer Acto: http://www.youtube.com/watch?v=or_9Wq-lo-Q Rutland Boughton (1878-1960) (*) fue conocido a comienzos del siglo XX como compositor de música orquestal y coral. En 1909 compuso ‘The Birth of Arthur’ (El Nacimiento de Arturo), con libreto de Reginald Buckley y en 1916 volvió sobre el tema con otra ópera : ’The Round Table’ (La Mesa redonda). Gawain (*) es una ópera del inglés Harrison Birtwhistle (1934) (*), decano de la música de su país después de la muerte de Benjamin Britten. La ópera tiene libreto de David Harsent (1942)(*) y se basa en el romance anónimo escrito alrededor de 1390 Sir Gawain y el Caballero Verde (*). Gawain se estrenó en Londres en 1991 y luego de una revisión, fue reestrenada en 1994.La ópera, con elementos extraídos de las tragedias griegas, tiene influencias estilísticas de Wagner, Strawinsky y Messiaen. Gawain ha sido grabada en CD por la Orquesta y el Coro de la Royal Opera House dirigidos por Elgar Howarth con François Le Roux, Marie Angel y Alan Ewing . Y así nos despedimos del Rey Arturo, el personaje más importante de la tradición celta, que vuelve a emprender su camino hacia la eternidad.

(*) Los autores y manifestaciones artísticas señaladas por un asterisco pueden encontrarse en buscadores de internet. 

Comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.